La operación del canopy más largo del planeta significa la presencia de 20 ticos en Medio Oriente

Puertorriqueños, hindúes, estadounidenses, pakistaníes y jordanos forman parte del equipo de trabajo, pero la amplia mayoría son costarricenses.

En la actualidad 40 personas trabajan en la operación de la que se considera la principal atracción de aventura en Oriente Medio.

Puertorriqueños, hindúes, estadounidenses, pakistaníes y jordanos forman parte del equipo de trabajo, pero la amplia mayoría son costarricenses.

Veinte ticos, entre ellos 5 mujeres, tienen desde inicios de este 2018 su residencia en Ras Al Jaima.

Entre quienes tomaron el reto de alejarse de su familia hay vecinos de Curridabat como es el caso de Luis Murillo y Frank Williams ambos especialistas en redes.

Gabriela Aguilar también es vecina de Curridabat, ella es productora audiovisual.

Jurgüen Pizarro, especialista en soporte técnico, originario de Zapote.

Olivier Ramírez, vecino de La Unión y trabajaba en un banco antes de su aventura árabe.

Nicolás Agüero es ingeniero forestal originario de Alajuela.

Y Jorge, vecino de Escazú, hijo de uno de los dueños de Toro Verde quien aceptó el reto que le planteó su padre.

Las oportunidades en Emiratos Árabes para los costarricenses no se cierran ahí.

En lo que a turismo se refiere, las autoridades de Ras Al Jaima tienen muchos proyectos en mente para explotar aún más la belleza de la montaña Jais.

El éxito alcanzado hasta la fecha por el canopy se refleja en el hecho de que en los 2 primeros meses de operación 5.000 personas llegaron hasta Ras Al Jaima para vivir la experiencia.